01 8000 946 223             contacto@minutodedios.org

.
HAZ TU DONACIÓN
VER LA BIOGRAFÍA COMPLETA

“EL MINUTO DE DIOS NO SOLO PEGA LADRILLOS. ES MAS FÁCIL PEGAR LADRILLOS DE ARCILLA QUE PULIR LAS PIEDRAS VIVAS QUE SON LOS HOMBRES EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA COMUNIDAD”
- P. Rafael García


El padre Rafael García Herreros Unda nació en Cúcuta el 17 de enero de 1909 y se incorporó a la Congregación de Jesús y María, Eudistas, en 1932. Fue ordenado sacerdote, en Bogotá el 19 de agosto de 1934 y ejerció su ministerio presbiteral primero en la formación de sacerdotes y después, en la dirección y realización de obras sociales y evangelizadoras.

En 1955 inició la atención a los pobres, la erradicación de tugurios y la construcción de viviendas en diversos barrios de Bogotá. En 1956 comenzó el barrio Minuto de Dios en Bogotá, experiencia que el BID consideró modelo de erradicación de la pobreza.

En 1958 obtuvo la personería jurídica de la Corporación El Minuto de Dios, como entidad sin ánimo de lucro, comprometida en el desarrollo integral de la persona humana y de las comunidades marginadas y ha podido construir más de setenta mil viviendas, nuevas o mejoradas.

Evangelizador y catequista, el padre buscó que el barrio fuera una comunidad cristiana organizada, solidaria y progresista, por lo que allí florecieron diversos movimientos apostólicos, especialmente la Renovación Carismática.

En 1966 creó en el Minuto de Dios el Museo de Arte Contemporáneo para apoyar a artistas jóvenes y hacer accesible el arte y la cultura a personas y familias de todos los estratos sociales. En 1971 construyó el Teatro Minuto de Dios y así el barrio se fue convirtiendo en una ciudadela educativa y cultural, “maqueta de la futura Colombia, proyecto de una ciudad ideal”.

Su trayectoria en comunicación social y el interés por propiciar la restauración de los valores cristianos en el país, le llevaron a fundar una emisora en Bogotá y a desarrollar el trabajo de El Minuto de Dios a través de los medios de comunicación social, especialmente el programa televisivo más antiguo del país que tiene el mismo nombre de la organización.

Su labor se extendió por todo el país, especialmente ante desastres naturales: en 1983, El Minuto de Dios colaboró en la reconstrucción de Popayán; en 1985, lideró la respuesta de los colombianos ante la tragedia ocasionada por el volcán del Ruiz: construcción y desarrollo social en Lérida, Guayabal y Chinchiná; en 1987 promovió una respuesta social ante los deslizamientos en Villa Tina (Medellín) y se construyó el barrio Héctor Abad Gómez, en la misma ciudad. En 1988 propició una respuesta social ante las inundaciones del río Sinú. En 1989 inauguró el Barrio de las Reinas, en Cartagena.

En 1956, el padre Rafael inició la fundación de escuelas en la periferia de Bogotá; en 1958 fundó el Colegio Minuto de Dios, que ha dado lugar a la creación de 18 colegios y siete jardines infantiles en todo el país, con cerca de 25.000 estudiantes. Adicionalmente, en 1988 fundó la Corporación Universitaria Minuto de Dios para formar profesionales competentes, éticos y socialmente responsables. Actualmente, el sistema universitario Uniminuto tiene presencia en 42 municipios de Colombia y brinda educación a más de 75.000 alumnos, con programas técnicos, tecnológicos, profesionales y de posgrado.

El padre García Herreros apoyó la creación de la Fundación Eudes, que atiende a enfermos de SIDA y portadores del VIH.

En 1961 el padre Rafael ideó y realizó el primer Banquete del Millón, “la cena más rica y más pobre del mundo”, para recoger recursos con los cuales financiar las obras sociales, evento que se instituyó en Colombia y se sigue celebrando. Y a lo largo de los años realizó campañas para invitar a los católicos y a los colombianos en general a ejercer la responsabilidad social con sus compatriotas necesitados.

Pobre y generoso, el padre Rafael vivió siempre en un ambiente de sencillez, por sus manos pasaron caudales de dinero, de los cuales no reservó nada para sí. Vivió siempre de la caridad, en el desprendimiento de las cosas materiales en favor de los otros y en su compromiso por ayudar a las personas y por transformar las estructuras sociales, aplicando la doctrina social de la Iglesia Católica.

El padre García Herreros falleció en la casa cural del Minuto de Dios, en Bogotá, en la noche del 24 de noviembre de 1992, mientras en el Hotel Tequendama se celebraba el 32º Banquete del Millón.

El testimonio sacerdotal de su vida fue siempre intachable y su recuerdo perdura después de tantos años en el corazón de sus hermanos de comunidad, en el de sus discípulos, en el de los habitantes del barrio, en el de las familias beneficiadas a través de los programas que realizó y también en el corazón de los colaboradores y benefactores de la obra que inició.

Copyright © 2016 | Corporación El Minuto de Dios. Todos los derechos reservados.
Diseñado por Estudio Polariux